Entrevista a Heidy Curbelo

Con el inicio de década, diversos países latinoamericanos, como Costa Rica o Colombia, parecen incorporarse a gran velocidad a la animación 3D en formato de largometraje. El caso más llamativo es el de "Meñique" el primer largometraje cubano en 3D, que será dirigido por Ernesto Padrón. Heidy Curbelo (La Habana, 1980), que trabaja como diseñadora, modeladora y animadora en la película, representa a una nueva generación de animadores cubanos que, sin despreciar la prestigiosa tradición de animación en la isla, se interesan también por las nuevas tecnologías. En esta entrevista hablamos con ella sobre el 3D, el futuro de la animación cubana y el papel que desempeñará en la animación mundial.

Meñique y la Princesa Denise, personajes de "Meñique"
Diseños: Homero Montoya, Heidy Curbelo - Modelo 3D: Heidy Curbelo - Texturas: Rafael Díaz Cue
1. Cuba posee una rica cultura cinematográfica, y algunos autores de prestigio internacional como Juan Padrón. ¿Qué fue en tu caso lo que te llevó a interesarte por la animación?
Yo soy diseñadora industrial de formación. Me gradué en el Instituto Superior de Diseño de La Habana y ahí descubrí el 3D y me enamoré de él. En aquellos tiempos el uso de esta técnica era muy incipiente e incluso en el instituto se utilizaba muy poco. Sin embargo y por lo mucho que me gustaba siempre continué ejercitándolo y para mayor dicha en mi curso llegó la primera propuesta de un proyecto de tesis que requería del 3D, así que la desarrollé en diseño de efectos especiales para espacios virtuales. Esta fue una gran oportunidad para mí, pues estuve vinculada a una empresa de simuladores profesionales (SIMPRO) en donde aprendí muchísimo de 3D y algo de animación (aunque aún nada que ver con el cine), pues un simulador viene siendo como un juego y los efectos especiales requieren en gran medida de diseño y animación. Ahí supe que quería trabajar en algo relacionado con el mundo virtual así que cuando me gradué fui a pasar el servicio social en la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), en el Grupo de Creación Digital del Departamento de Diseño.
Casa de centro de La Habana para "Meñique"
Diseño: Reynerio Tamayo - Modelo 3D: Heidy Curbelo - Texturas: Delonys Talavera
Ahí aprendí otro tanto, pues tuve la oportunidad de compartir con un equipo multidisciplinario en el que también se utilizaba el 3D. El equipo era muy entusiasta y las relaciones eran muy favorables por lo que se establecía una retroalimentación muy enriquecedora tanto en el tema profesional como en las relaciones personales, siempre nos divertíamos mucho y a todos nos encantaban las películas de animación y soñábamos con participar algún día en una de ellas. Una vez participamos en un videoclip en el que animé a un raro personaje surrealista que era una especie de locomotora con largas patas de jirafa, toda una locura y mi primera animación de un personaje. Esto me dio mucho ánimo y agudizó mi entusiasmo por la animación, que era una semillita que ya tenía sembrada desde hacía tiempo, pues siempre admiré mucho este trabajo. En el departamento a otros tantos les sucedía parecido así que entre lo que yo ya traía y el entusiasmo del equipo nos estimulábamos unos a otros. Imagínate que nosotros veíamos las películas de animación una y otra vez (sobre todo las de 3D), y nos poníamos a debatir cómo habían solucionado tal o mascual plano, que si esta animación debía haber costado más trabajo que aquella, que tal diseño de personaje era extraordinario, en fin, era todo un espectáculo más allá de lo que ya de por sí lo es una película. Todos soñábamos con hacer nuestros propios cortometrajes de animación 3D, y hasta teníamos algunos guioncitos, pero el proceso de producción no es tan sencillo como parece y por falta de tiempo y recursos no habíamos llevado a término nada concreto. En ese momento no imaginábamos que el hacerse realidad nuestro sueño estaría tan cerca.
Bueno, para no hacerte más larga la historia, a Reynier Saavedra, uno de estos muchachos, le proponen trabajar en Meñique, y como hacían falta más profesionales del 3D, él nos propone a algunos de nosotros y así es como llego a los Estudios de Animación del ICAIC. Ahí para qué contarte, yo me sentía en otro mundo. La preparación del proyecto, los diseños, los animadores, yo lo veía todo mágico. Esto me dio un impulso aún mayor que el que yo ya traía, y al involucrarme de lleno en el proyecto ya no sólo modelando sino diseñando personajes y dirigiendo el equipo 3D me hizo darme cuenta de que definitivamente el mundo de la animación era lo mío.
Salón del Tesoro de "Meñique"
2. Cuba, por su historia, ha recibido la rica influencia de la animación de los países del este de Europa. ¿Cuáles han sido tus principales influencias?
Es indiscutible que la animación norteamericana está presente en el ejercicio de cualquier profesional del género, ya sea como influencia o como referencia, pues sin hablar de la enorme difusión de sus animados, hay que reconocer, admirar y estudiar a quienes llevan décadas de estudio y evolución del cine de animación. Tal es así que hoy son clásicos los productos de Walt Disney, con un riguroso trabajo en la animación tradicional, y ya se convierten en referencia obligada los animados de la hoy tan prolífera y cada vez más especializada Pixar, que continúa experimentando y desarrollando la animación en tercera dimensión.
No obstante y como señalas, por nuestra historia, crecimos viendo mucha animación del este de Europa. ¿Qué cubano de mi generación no recuerda con nostalgia los “muñequitos rusos”? En aquel momento recuerdo que nos parecían densos, de hecho muchos lo eran, pero hoy son codiciados por los animadores cubanos y son también referencia de muchos. Creo que ahora somos capaces de admirarlos con una visión crítica mucho más madura y consciente, y hay mucho en ellos para aprender: de animación, de recursos expresivos, de técnicas de representación, de la cadencia en la puesta en escena, del trabajo de arte; en fin, aspectos que no se explotan de la misma manera en la animación norteamericana, ya sea por diferencias económicas como de idiosincrasia.
Carreta para "Meñique" - Diseño: Tulio Raggi - Modelo 3D: Heidy Curbelo - Texturas: Alejandro Rodríguez
(Diseño del mulo: Modelo: Yimit Ramírez - Texturas: Rafael Díez Cue)
Yo creo que tengo un poquito de todo eso, casi siempre el resultado depende de los requerimientos de la obra y de la visión del director, sobre todo cuando se trabaja por encargo. Ahora, en lo personal, me gustan mucho los diseños y la animación francesa, tiene mucha fuerza y los diseños son muy atrevidos, los deforman y exageran dándote a veces la naturaleza del personaje sin mover un dedo. Me gusta mucho su trabajo de arte y la soltura aparente de su estética, “descuidando” incluso a veces el acabado, cosa que actúa también en el espectador conformando y acentuado la atmósfera que ellos desean. Me parecen espectaculares en el trabajo de arte. En este aspecto hoy son referencia indiscutible los animados de Gobelins, la importante escuela francesa, que se alza cada vez con más fuerza graduando profesionales del género cada vez más creativos y competitivos, y cada vez se torna más riguroso el festival de Annecy, también de Francia, por la fuerza y la calidad que el animado europeo (aunque participa no solo Europa) continúa desarrollando.
Modelo para "La muñeca negra", cortometraje 3D que será dirigido por Nelson Serrano.
3. En los últimos dos años América Latina parece estar recuperando cierto terreno perdido en el mundo del 3D, con largometrajes en producción en México, Argentina y Costa Rica y ahora también en Cuba. ¿Es el 3D imprescindible para que Latinoamérica recupere su importancia internacionalmente o lo consideras una técnica más?
No creo en lo absoluto que el éxito o el reconocimiento dependan del 3D ni de cualquier otra técnica, aunque a mí ésta me gusta mucho. El 3D no es más que otro lápiz para dibujar u otro pedazo de plastilina para modelar. Es, como dices, una técnica más. De hecho se han realizado muchas películas en 3D que no han trascendido. Pienso que lo fundamental es tener una buena historia y una buena puesta en escena, y claro, el ingenio con el que se lleve a cabo la propuesta es muy importante. Aunque el 3D representa indiscutiblemente un avance tecnológico que supone una visión de actualidad y futuro que atrae la atención de muchos, pienso que la creatividad y el deseo de hacer cosas buenas va más allá de los recursos disponibles, aunque es cierto que sin estos se pasa más trabajo.
En cuanto a Latinoamérica, fíjate en el cine de ficción latinoamericano, que ha ganado mucho espacio en los últimos años y la calidad de sus propuestas es indiscutible, sin embargo los recursos para su realización continúan siendo escasos. Creo que lo mismo podría suceder con el cine de animación, pero no creo que dependa del 3D.
Un ejemplo muy ilustrativo es el caso de “20 Años”, que es un cortometraje realizado con la técnica de stop-motion. El corto se hizo con muy pocos recursos, sin embargo, el resultado es sorprendente, porque tiene una buena historia que además trasciende fronteras, y el rigor técnico y la dirección artística es exquisita. Aquí tienes un producto latinoamericano que aún está recorriendo el mundo y que ha sido merecidamente reconocido y premiado internacionalmente. Es un ejemplo de lo que te digo de la creatividad, del rigor y de la voluntad de hacer algo bueno, independientemente de la técnica utilizada.
Interior del cuarto del rey de "Meñique"
Modelo: Felipe González - Texturas: Alejandro Rodríguez, Delonys Talavera, Heidy Curbelo.
4. Has trabajado en el diseño de personajes de diferentes producciones y distintas técnicas, tanto stop-motion ("20 años") como 3D ("Meñique"). ¿Crees que existen diferencias a la hora de diseñar personajes entre técnicas? ¿Consideras que se ha de tener en mente cómo se animará el personaje para realizar su diseño?
Bueno, en el caso de “20 Años” los diseños de personajes son de Bárbaro Joel Ortiz, su director. Lo mío en este corto fue el diseño y animación de un par de efectos digitales. En “Meñique” sí me enfrenté al diseño de personajes que antes habían estado concebidos para 2D y que sufrieron cambios al determinarse llevarlos a la tercera dimensión. Y con esto ya vamos viendo que sí ha de tenerse en cuenta la técnica y el estilo de animación para diseñar un personaje y para construirlo. También la estética de la película lo condiciona, así como los recursos y el tiempo de producción influyen mucho.
En el caso de las técnicas te pongo el ejemplo de la princesa de “Meñique”, que tenía un largo y coposo pelo suelto para ser animado en 2D, sin embargo para el 3D decidimos que era mejor recogerlo en una cola que facilitara el trabajo de animación. Así mismo sucede con el vestuario de los personajes. Las largas telas colgando así como el pelo realista suelen dificultar el proceso de producción y la animación, cosa a la que también hubo que prestarle atención en “Meñique” y determinar el estilo de diseño. En el caso de la animación 2D, sin embargo, lo que se tiende es a optimizar el nivel de detalles en el diseño de los personajes, porque de dibujo a dibujo es más difícil mantener la limpieza y lograr la fluidez en los movimientos y los escorzos, pues ahí todo es dibujado (o animado en flash u otra técnica digital, pero igualmente bidimensional). Las texturas y los colores en estas técnicas 2D también tienden a ser planos por la misma causa, cosa que en el 3D y el stop-motion no suponen un problema, pues una vez aplicados no hay que tocarlos más, solo animar y todo se mueve a la vez.
El cómo se animará el personaje también influye y a veces es incluso determinante. Desafortunadamente a esto no siempre se le presta toda la atención y esto puede dar lugar a futuros retrasos por modificaciones imprevistas. Todo lo que pueda conocerse de antemano de la obra es fundamental en una producción. Es por eso que es tan importante un buen trabajo de mesa y un storyboard bien definido. Es como saber adónde vas, para decidir qué ropa ponerte: unas veces se precisa de elegancia, otras de comodidad, o incluso ambas y a romperse la cabeza. Lo que no puede limitarse nunca es la creatividad.
Personaje del Edecán para "Meñique"
Diseño 2D: Ernesto Padrón, Homero Montoya - Diseño 3D y Modelo 3D: Heidy Curbelo - Texturas: Rafael Díaz Cue
5. ¿Qué impacto tendrá Meñique dentro de la propia animación cubana? ¿Habrá un antes y un después?
Creo que ya está habiendo un antes y un después dentro de los propios Estudios de Animación del ICAIC. El problema de las técnicas nuevas es romper el hielo, claro está, con calidad. Al 3D se le tenía mucho miedo en los estudios, pues todos lo veían frío y falto de gracia. Es cierto que lo primero que se hace en 3D son cositas medio cuadradas y animacioncitas lineales y medio tiesas. No obstante el 3D es mucho más que eso, y si se explora y se explota, sus potencialidades son inmensas. Pero hasta el momento en Cuba eran pocos los productos con calidad y casi no se conocían. Salvo estos casos aislados de especialistas empíricos, el panorama del 3D cubano de manera general no era de confianza para los estudios, y en ese momento no se había interesado en formar un equipo de 3D. Pero Ernesto Padrón quiso incorporar algunos elementos y a nosotros llegaron a través de Reynier Saavedra, al que le propusieron trabajar en la película y que luego nos reclutó a otros tantos. Fue entonces y luego de ver nuestro trabajo que en los estudios se comenzó a apreciar el 3D y a creer que sí se podía, sin verlo como un imposible, aunque se sabía que no sería fácil.

Por fortuna para la película (y para nosotros en cuanto a superación y especialización se refiere) desde el principio contamos con diseñadores que nos impusieron un gran reto artístico a la hora de llevar aquellos primeros diseños 2D, con locaciones abarrotadas de detalles por el genial Tulio Raggi o muy frescas y desenfadadas diseñadas por el artista plástico Reynerio Tamayo, a modelos 3D igualmente “cálidos y vivos”. Poco a poco fueron saliendo entonces una serie de modelos muy buenos que llenaron de confianza al equipo de dirección, que posteriormente decidió hacer la película totalmente en 3D, incluyendo los personajes. Por esta razón, como te comenté anteriormente, los personajes sufrieron cambios de diseño que también fueron muy apreciados, y luego de modelados y texturizados hicieron reflexionar a los escépticos de antes.
Ya hoy en los estudios el 3D no es mal visto, por eso te dije que ya estaba habiendo un antes y un después, y se está solicitando e incluyendo esta técnica en otras producciones en las que con orgullo también participo. Así que me imagino que el entusiasmo de los animadores cubanos crezca aún más cuando “Meñique” esté en los cines, que será además algo que celebraremos, con satisfacción, todos los que participamos.







"20 años", cortometraje dirigido por Bárbaro Joel Ortiz.

6. Has trabajado como diseñadora en uno de los cortometrajes más hermosos salidos en los últimos años de la animación cubana, el extraordinario "Veinte años" de Bárbaro Joel Ortiz. ¿Qué retos te supuso este proyecto?
Uff..!!! 20 Años, “uno de los cortometrajes más hermosos salidos en los últimos años de la animación cubana”, tal y como dices. Ante todo tengo que decir que siento un gran orgullo de haber tenido la oportunidad de trabajar en un proyecto tan lindo, al que llegué prácticamente por casualidad.
Imagínate que yo fui a parar un día al local en donde se encontraba el set de filmación del corto acompañando a un amigo, como te dije, de pura casualidad. En cuanto vi el escenario me quedé maravillada. Los mueblecitos, los personajes, los detalles tan minuciosamente cuidados, no te puedo explicar los que sentí, pero estaba anonadada. Entonces, con un tanto de timidez pero no menos atrevimiento le pregunté a Bárbaro Joel (a quien veía por primera vez) con mucho cuidado y respeto, que si él me permitía llegarme de vez en cuando a echar un vistazo, pues no quería perderme cada nuevo detalle que apareciera (todo esto sin imaginarme que yo acabaría participando, pues nunca había tenido que ver con el stop-motion y yo no tenía idea de que se necesitaría el 3D). Joel es una persona muy noble y extraordinariamente sencilla, y accedió sin reparo alguno. Así comencé a ir a menudo y a mantenerme al tanto del proyecto, así como Joel comenzó a interesarse por mi trabajo y las relaciones poco a poco se fueron estrechando. Él se reía luego de mí burlándose jocosamente de cómo yo al principio lo trataba de usted y cómo a él le molestaba hasta que me pidió que dejara de hacerlo, cosa que me costó un poco de trabajo, pues yo lo veía (y aún lo veo) como un gigante de quien no puedo más que aprender.
Para no divagar, un buen día Joel me comenta que necesitaba hacer una gota de agua cayendo y que en stop-motion le sería muy engorroso hacerlo, y me pregunta que si creía que se podía en 3D, pero que tenía que ser bien coherente con el resto de la película, que si a mí me interesaba y si lo podía hacer. Imagínate preguntarme aquello, y yo que estaba enamorada del proyecto. Accedí de inmediato viendo las puertas del cielo abiertas y me propuse cumplir con sus expectativas a como diera lugar. Esto fue, no obstante, un reto bien grande para mí, tanto por el nivel técnico que requería como por el temor de no cumplir las expectativas de quien tanto admiraba, que además era uno de los escépticos con respecto al 3D, pues en varias ocasiones me confesó entre sonrisas que solo se atrevió a pedirme aquello después de conocerme mejor, de haber visto mucho de mi trabajo y de darse cuenta de que soy muy quisquillosa. Esto me dio gracia por lo de quisquillosa, pero por supuesto que me hizo sentir muy orgullosa y a su vez inmensamente comprometida.
Ahí puse manos a la obra y me metí de a lleno en algo a lo que nunca me había enfrentado: simular el stop-motion con el 3D. Lo primero fue lograr que aquella gota tuviera la apariencia imperfecta del resto de los elementos, que se viera real pero caricaturizada, más densa que el agua común, como una gota hecha de un material real para ser luego animada, como de silicona o algo así. Luego me enfrasqué en la animación, que debía quedar igualmente “imperfecta” para que fuera perfecta. Y luego vino la iluminación y el ajuste de cámara, no menos complicado. Lo mismo ocurrió con el plano del reflejo en el charco: modelado, animación, iluminación, todo aquello intentando simular la tan particular realidad del cortometraje. Por supuesto que pasamos por etapas de prueba y ensayo, y terminamos renderizando de corre corre dos días antes de que había que entregar el DVD terminado, en medio del proceso de edición, en el que también metí las narices junto a Joel (jeje) Todo debía estar minuciosamente cuidado para que el uso del 3D no fuera un intruso en medio de toda aquella belleza artesanal. Sinceramente no fue fácil, así que espero que haya funcionado.

7. Desde tu punto de vista, ¿qué es lo mejor y lo peor que está pasando en el panorama de la animación internacional? ¿Y en la animación cubana?
Lo mejor es que hay talento joven con muchas ganas de hacer, y algunos espacios y festivales que promueven y premian los trabajos de animación. La animación para adultos también toma auge y es un género que muchos agradecemos. Lo peor es que sigue existiendo el "facilismo" en algunos casos, y los bajos presupuestos también atentan contra la calidad de los productos. En Cuba sucede algo parecido. Hay que confiar en los nuevos talentos y destinar más espacios a los trabajos de animación. No obstante creo que de manera general se puede esperar un futuro bien animado.
Favelas de "Meñique"
Diseño: Reynerio Tamayo - Modelos 3D: Heidy Curbelo, Delonys Talavera, Manuel Alejandro Capdevila
8. ¿Qué consejo le darías a cualquier otra persona que quisiera seguir tus pasos y entrar en el mundo de la animación?
Lo primero que les diría es que tengan voluntad y ganas de hacer. El ICAIC convoca cada cierto tiempo a cursos de animación tradicional (2D) y en ocasiones propone a los mejores del curso trabajar para los estudios. En el ICRT también se abren a veces convocatorias para cursos de animación tradicional, y hace un tiempo se impartió un curso de stop-motion. Estas convocatorias no tienen mucha divulgación así que hay que cazarlas.
En cuanto al 3D lo más recomendable es la autosuperación, y el contacto con amigos que dominen la técnica: preguntar y hacer, hacer y preguntar. En Cuba el 3D solo se imparte como asignatura complementaria en carreras de diseño o similares, o en cursos básicos del CENSAI para profesionales de centros específicos. No hay hasta ahora una escuela cubana de 3D, y en el ICAIC solo se ha impartido para capacitar a los propios animadores para producciones que lo requieran. Pero esto no es usual, normalmente se busca personal que ya domine la técnica. Así que hay que aprenderlo de forma autodidacta. No sé si en un futuro se habiliten cursos de 3D, como hoy se hacen los de animación tradicional. Esperemos que sí.

Para saber más sobre Heidy Curbelo y el 3D cubano:
Web de Heidy Curbelo
Currículum de Heidy Curbelo
Artículo de El País sobre "Meñique", con comentarios de Heidy Curbelo
Artículo de Juventud Rebelde sobre "Meñique"

btemplates

5 opinan:

Hermanos Encinas dijo...

Buen trabajo, no sabia que esta artista había trabajado en 20 años.

A seguir asi!

Adrián Encinas
Puppets And Clay

Heidy Curbelo García dijo...

Muchas gracias Adrián por tus estímulos y muchas gracias a Samuel por esta entrevista... espero que pueda ser útil para aquellos que se interesen en este maravilloso mundo de la animación... Saludos y adelante...

Heidy

Oscar Antonio dijo...

Heidyyyyy!!! Pues si que siento admiración y orgullo por ti. A mi me encantó "20 años" desde todo punto de vista, la historia, el diseño ...y la cancion de Maria Teresa Vera.
Creo que es muy lindo lo que haces ademas de enriquecedor. No hay nada que estimule mas que crear. Sigue asi. Te envio un beso desde la fria Suiza. Oscar Casanella

Anónimo dijo...

Oye, qué envidia (de la sana...), has trabajado en 20 Años...
Adelante con Meñique ahora!!

Ernesto R. dijo...

Nada, que es como un orgullo contar con talentos como tu aqui en nuestro pais, asi podremos sacar a Cuba de ese inframundo en el que estabamaos en cuanto al 3d,
Yo espero seguir tu camino, y contar con la ayuda necesaria para lograrlo.
Felicidades